sábado, 4 de septiembre de 2010

Grecia se enfrenta a su lobo feroz

Hoy se cumplen cuatro años de la final del Mundobasket de Japón. El destino ha querido que esa final entre Grecia y España se repita en octavos de final del Mundial de Turquía.

En estos cuatro dorados años, la ÑBA se ha enfrentado en campeonatos oficiales en tres ocasiones a los griegos. La más importante fue un día como hoy en Saitama: España se proclamaba campeona del mundo de baloncesto tras vencer a Grecia por 70-47. Los griegos llevaban años sin verlo tan cerca, después de ser verdugos de EEUU no esperaban un equipo tan superior como el español y se quedaron sin título.

También se vieron las caras en el Europeo madrileño de 2007, España ganó a Grecia en semifinales. El partido fue una final en sí, mucho más ajustada que en Saitama (82-27), y los españoles acusaron el desgaste en la final que perdieron contra los rusos. Hace un año, en Polonia -Europeo que sí nos llevamos- echábamos de la final a los griegos, otra vez con una cómoda victoria (82-64).

Quizás por esto, a la selección dirigida por Jonas Kazlauskas le valía con perder contra los rusos y así evitar el encuentro de hoy. Sin embargo, los neozelandeses estropearon los cálculos helenos al vencer a Francia, lo que nos lleva al partido de esta noche en el que se enfrentarán contra su lobo feroz.

Lo cierto es que no sabemos si este lobo que es nuestra selección es tan feroz como lo era antaño. En general, su juego ha estado muy lejos de lo deseable en una campeona que busca revalidar título. No obstante, Grecia, que era una de las fijas en las quinielas por medalla junto con EEUU y España antes de comenzar el campeonato, tampoco ha podido ganar a los platos fuertes del menú del grupo C y llega al cruce como España con sólo tres victorias de cinco partidos.

Juan Carlos Navarro, que vuelve a la competición después de sus dolores de espalda, ha expresado a la perfección las diferencias que hay entre la fase regular y lo que viene después: "Ahora empieza lo bueno: o ganas o te vas a casa". Esto quiere decir que da igual en qué posición llegues a octavos, ningún equipo ha enseñado sus cartas ocultas ni sus jugadores han sacado todo lo que tienen porque los partidos no eran a vida o muerte. Por fin podríamos ver a la España alegre o, por otro lado, a la Grecia inquebrantable. Quien gane esta noche tiene todas las papeletas para llegar a la final. Allí esperarán EEUU con casi toda seguridad, o Argentina, nunca se sabe.


Atentos a...

El rebote: Que a Sofoklis Schortsianitis le llamen Baby Shaq no sólo se debe a su tamaño, es uno de los máximos anotadores de su equipo y Marc Gasol tendrá que trabajar igual o más que en Japón para echarle de la zona. En la pintura también estará Ioannis Boruosis que además de ser un buen reboteador tiene un buen porcentaje a media distancia. En la fase regular hemos suspendido en el apartado de rebotes, si hoy no mejoramos, estamos fuera.

La defensa: Sufriremos con Vassilis Sapanoulis, el líder del ataque griego. Tiene un gran porcentaje en la línea de 6, 25 y sus penetraciones son mortales. En la fase regular, los españoles tuvieron problemas con los cambios defensivos y las salidas de bloqueo. A Spanoulis no se le puede dejar ni un metro, como tampoco podemos dejar que Dimitris Diamantidis campee a sus anchas. Es un jugador polifacético, lo mismo sube el balón que postea y no ha demostrado todavía su mejor juego.

Los tiros libres: Todos conocemos el juego griego. Va a ser un partido de faltas. Los españoles no pueden permitirse fallar tanto en la línea del tiro libre, en un partido ajustado como el de hoy pueden ser decisivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada