jueves, 29 de julio de 2010

Hasta luego, Raúl y Guti

Diré algo que me lleva rondando la cabeza varios días: el Real Madrid se ha quedado sin sus dos jugadores más importantes. Ya lo he dicho. Cojo aire y continúo con la reflexión.

Raúl y Guti, Guti y Raúl, ya no eran los valores de hace unos años, pero sí seguían siendo los dos jugadores más representativos. Son el currante y el díscolo, dos genios, los deportistas que mejor ejemplifican el madridismo y sus dimensiones. Futbolistas con mayúsculas, difícilmente sustituibles en un club que cuenta con grandes figuras.

Me cuesta recordar al equipo blanco sin Raúl y Guti. Sé que hubo un antes glorioso, el de la quinta del buitre, pero ese no es mi Real Madrid. Yo he crecido viendo cómo crecían estos dos futbolistas en uno de los equipos más importantes del mundo. He visto cómo iban y venían otros jugadores y ellos siempre estaban ahí. Tanto es así que tengo que hacer esfuerzos para no incluirles por error en la extensa plantilla de José Mourinho.

El conjunto merengue pierde identidad con la marcha de estos dos cracks del fútbol español y mundial. Ahora toca empezar de cero, quizás lo que más necesita este club que no encuentra la fórmula del éxito que sí saboreaba cuando Raúl y Guti estaban en su mejor momento. Hay jugadores con ganas de formar parte de la historia de este club, como Cristiano Ronaldo -el nuevo 7 merengue-, que en un año ha sido más madridista que muchos. Otros, como Iker Casillas, adquieren todavía más protagonismo tras la marcha de Raúl y Guti. Casillas es ahora el gran referente madridista, aunque las camisetas de portero nunca llenaron gradas.

Guti y Raúl siempre formarán parte del Real Madrid. Ahora comienzan sus andaduras extranjeras, a ellos también les tocaba vivirlas. Pese al ataque de cuernos que me produce verles con esas camisetas nuevas, les deseo lo mejor en este viaje que a mi juicio creo que es de ida y vuelta. No pueden tener otro destino que no sea madridista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada